Centro de Estética Esperanza

927 416 867/ 610 548 686 info@esteticaesperanza.com

Electroestimulación: 6 cosas que debes tener en cuenta

electroestimulación

Electroestimulación: 6 cosas que debes tener en cuenta

La electroestimulación está de moda. Llevamos varios años oyendo hablar de ella, de sus ventajas, de sus beneficios pero también de sus inconvenientes. Numerosos centros deportivos y de estética, han incluido en sus tratamientos esta forma de entrenar e incluso algunas personas han optado por adquirir aparatos por su cuenta y probarlo en casa. Pero ¡ojo! no todo vale y para que funcione hay que seguir unos consejos.

Está claro que cuando se trata de ponernos en forma y de perder peso, buscamos cualquier alternativa para conseguir nuestro objetivo en el menor tiempo posible y, muchas veces, con el menor esfuerzo. Sin embargo, si no tienes una genética privilegiada gracias a la cual no necesites ningún cuidado para estar perfecta (algo que muy poco afortunados tienen), lo normal es que alcanzar la forma física que quieres requiera esfuerzo y sacrificio.

La electroestimulación es un método de entrenamiento que consigue estimular nuestros músculos de una forma pasiva. Mientras que con el ejercicio tradicional, es el cerebro el que envía órdenes a nuestros músculos para que se muevan, con la electroestimulación esos impulsos que hacen que los músculos se muevan los envía una máquina sin necesidad de pasar por nuestro sistema nervioso.

Como todos los tratamientos y aparatología, sus beneficios dependen de su uso, de los profesionales que lo aplican y de cada persona. Conocer sus ventajas e inconvenientes y lo que podremos conseguir es fundamental antes de crearnos falsas esperanzas.

1. Diagnóstico previo

La electroestimulación es un método que no sirve para todo el mundo. Existen algunas contraindicaciones que debes conocer antes de someterse a este tratamiento y además en el centro al que acudas te tienen que informar bien de ellas. Entre las personas que no pueden beneficiarse de esta técnica están las embarazadas, personas con marcapasos, con problemas graves o crónicos de circulación, trombosis, entre otras.

Por eso, lo mejor es un diagnóstico previo para conocer tus necesidades, tus hábitos y enfermedades. El profesional debe valorar si puedes o no iniciar un tratamiento de electroestimulación pero para mayor seguridad, tendrás que consultar con tu médico.

CTA-Diagnostico-corporal

2. Fortalecer tendones y articulaciones

Con los chalecos de electroestimulación trabajamos los músculos, de forma artificial pero no las articulaciones ni los tendones. Para estar en forma, debemos fortalecerlos todos para evitar lesiones y algunas descompensaciones. ¿Cómo lo hacemos? Combinando las sesiones con otro tipo de ejercicio moderado como caminar, correr, nadar, montar en bicicleta, pasear a buen ritmo…

La combinación de la electroestimulación con otro entrenamiento es muy recomendable además para que los resultados sean más rápidos y más seguros. No hace falta irse al gimnasio o pasar horas corriendo pero sí evitar el sedentarismo y moviendo las articulaciones entre sesión y sesión, caminando por ejemplo media hora diaria o realizando cualquier otro ejercicio.

3.Entrenamiento guiado

Si has pensado en comprar un aparato doméstico y hacerlo en casa, mejor descarta la idea si no quieres correr riesgo de lesiones. La electroestimulación tiene grandes beneficios a nivel corporal, linfático, de circulación, celulitis, tonificación…pero si no sabes cómo funciona ni eres un profesional, lo mejor es que te pongas en manos de alguien que conozca bien este entrenamiento.

Contar con un monitor personal en cada sesión, que te vaya indicando los ejercicios a realizar y que además sepa cuándo subir la intensidad del aparato y dónde tu cuerpo tiene que trabajar más es imprescindible para conseguir tus objetivos.

4.Equipos verificados y certificados

Los equipos con los que trabaja la electroestimulación no son todos iguales. Existen muchos aparatos domésticos o no certificados  o sin verificar para determinados fines estéticos o médicos que debes descartar. Sin embargo, hay centros específicos para este tipo de entrenamiento como ElectroBodyCenter, una franquicia conocida para trabajar con electroestimulación, donde sí te puedes fiar de sus resultados y de la seguridad de las sesiones.

5. De forma progresiva

Aunque te pueda parecer imposible que en 20 minutos semanales consigas beneficios, no lo es. Es mejor trabajar una vez a la semana que ninguna, sobre todo si no acostumbras a hacer ejercicio alguno. Sin embargo, a pesar de que lo mejor es combinarlo con otro tipo de entrenamiento o deporte, debes ir poco a poco. Al principio será suficiente con una sesión semanal y más adelante, quizá puedas optar por dos días a la semana, siempre y cuando tu monitor te lo recomiende porque te vea capacitado y en condiciones para ello.

Los resultados no serán mejores porque dediques más tiempo sino que puede ir en tu contra el hecho de someterse más tiempo de lo recomendado a un entrenamiento de este tipo.

6. La alimentación cuenta

Como cualquier tratamiento estético corporal de tonificación o adelgazamiento, una alimentación sana te ayudará a alcanzar tu meta antes. De nada sirve acudir a las sesiones de electroestimulación y alimentarte a base de grasas o comidas calóricas el resto de la semana.

Si quieres cuidarte, empieza por comer sano y verás como notas beneficios en poco tiempo. Si compaginas una buena alimentación con la electroestimulación notarás pronto resultados y si además realizas alguna actividad física más, estarás más que en forma este verano.

Author Info

Estética Esperanza

Sin comentarios

Introduce un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR