Centro de Estética Esperanza

927 416 867/ 610 548 686 info@esteticaesperanza.com

La piel en verano: cómo cuidarla para ser la envidia de todas

La piel en verano

La piel en verano: cómo cuidarla para ser la envidia de todas

El sol, la playa, el cloro, la sal, los helados, las cañas, las noches de fiesta, los viajes de aquí para allá….En verano cambiamos nuestros hábitos y la piel es la primera en percibir esos cambios, por eso es tan importante cuidarla, tanto antes con una preparación solar  para conseguir un bronceado natural y duradero como durante toda la época estival para mantenerla bella.

Ahora que estamos en el ecuador del verano, estamos a tiempo de seguir algunos consejos clave para que nuestra piel no sufra con todos esos cambios alimentarios y de rutina diaria que pueden producirnos estrés y además reflejarse en nuestra cara.

1. Limpiar y exfoliar la piel

Lo primero que hay que hacer es una buena limpieza de cara y cuerpo, con algún exfoliante o peeling no abrasivo de forma que prepares la piel para exponerla al sol y a los excesos del verano. Si aún no lo has hecho cualquier momento es bueno, independientemente de que vayas a ir a la playa, piscina o montaña. Una piel exfoliada evitará la aparición de manchas, un bronceado irregular y una piel rugosa.

Este paso no lo hace todo el mundo pero tú no quieres ser igual que el resto sino la más guapa de la pandilla este verano. Así es que, lo mejor es que los demás te vean diferente.

2.Mantenerla hidratada

Una buena hidratación de la piel, tanto del rostro y escote como del resto del cuerpo es fundamental siempre pero más en verano ya que el sol, el viento y las altas temperaturas hacen que perdamos líquido y por tanto necesitemos un aporte extra de hidratación.

No olvides aplicarte una buena crema hidratante específica para tu tipo de piel cuando te levantes y también por la noche, con productos específicos para cada momento del día. No olvides limpiarla bien antes de acostarte y echarte la crema tanto si te has maquillado como si no para eliminar esa suciedad que se ha acumulado durante el día. ¡Si no sueles hacerlo, ya verás como al pasar el algodón con el tónico por tu rostro se queda sucio!

3. Protección solar adecuada

Sabemos que lo habrás escuchado una y otra vez pero, sé sincera ¿lo haces? No nos referimos a usar una crema con protección cuando vayas a exponerte al sol directamente en la piscina o la playa, sino para salir por la calle en verano.

Si te gusta maquillarte, sabrás que hay bases con protección ideales tanto para esta época de calor como para el invierno y si prefieres la piel limpia, una crema hidratante con FPS es la mejor opción.

4. Hidratación desde dentro

No solo hay que hidratar la piel por fuera sino también por dentro. Beber agua regularmente, dos o tres litros diarios, ayuda a mejorar el estado natural de la piel, independientemente del resto de cuidados que sigas.

Una piel seca y estropeada refleja una falta de hidratación del organismo que no se soluciona con el simple hábito de aplicarnos una crema hidratante por las mañanas. Pero no solo agua sino también otros alimentos que la contengan como las frutas y las verduras, tus perfectas aliadas en los meses más cálidos que además favorecen un bronceado más rápido e intenso.

5.Toma el sol sin perfume

No es que vayas a echarte colonia para tomar el sol, pero seguro que más de una vez te has arreglado para salir de paseo por la mañana o para ir a trabajar y desde allí te has ido a la piscina. ¿Qué pasa? Pues que si te habías echado tu perfume y aún sigue en tu cuerpo (algo habitual especialmente en los más duraderos), pueden aparecerte manchas en la piel cuando te expongas al sol.

6. Aplícate un sérum y after sun

after sun babor solar

Solares de Baumann

Cuando llegues a casa después de unas horas tumbada en la arena, es importante que te apliques un sérum con vitamina C en la cara, cuello y escote que tienen una textura más ligera y son ideales para el verano.

También es importante que relajes tu piel con productos específicos para después del sol, los conocidos como “after sun”, porque además de calmar tu piel, ayudan a fijar el bronceado y a que éste dure más tiempo. A la hora de elegir tu producto para después del sol, lo ideal es que contengan  vitamina E o un combinado de vitaminas C+E y liposomas, principios activos que penetran mejor en la piel mejorando la hidratación más profunda y ayudando a calmarla, refrescarla y prolongar el bronceado.

Son consejos básicos y muy fáciles de seguir, pero sin duda, mejoran tu piel y ayudan a conservarla bonita y sana. ¡Este verano, la envidia vas a ser tú!

CTA-Diagnostico-Facial

Author Info

Estética Esperanza

Sin comentarios

Introduce un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR